sábado, 29 de diciembre de 2012

La Huna, quédate con lo bueno

Quería hablar de los 7 principios de la Huna como algo chamánico (antiguo) y a la vez moderno. Algunos de los principios me parecen bastante actuales, puedo encontrar equivalencias en algunas de las corrientes psicológicas modernas. Y los otros, me parecen muy similares a los de algunas corrientes espirituales tradicionales.

¡Pero mi gozo en un pozo! Según he estado averiguando por el cibermundo, hay bastantes sitios con informaciones que niegan o discuten los orígenes de esta corriente. Por ejemplo, según la Wikipedia, resulta que La Huna no es sino una construcción "New age" que un tal Max Freedom Long creó a principios del siglo XX. Hay una página web, un blog y un lugar en Facebook, que se dedican a desmentir que los principios de la Huna sean Hawaianos. ¡Curioso empeño!

Además, para levantar aún más suspicacias, según la wikipedia, desde 1973 La Huna está constituida oficialmente como una religión por Serge Kahili King.

Los extendidos 7 principios de la Huna, pueden tener muchos adjetivos, pero parece ser que el de "hawaianos"  no es uno de ellos, al menos en su origen. El de chamánicos puede ser, si decimos neo-chamánicos, que es como decir inspirados en el chamanismo.

Al margen de su escaso pedigrí, hoy en día están divulgados por neo-chamanes como el propio Serge Kahili King.

Los principios son, 7 KA HUNA:

I KE - El mundo es lo que crees que es
KALA - No hay límites
MAKIA - La energía fluye hacia donde fluye la atención
MANAWA - Ahora es el momento de Poder
ALOHA - Amar es ser feliz en la unidad
MANA - Todo Poder proviene del interior
PONO - La efectividad es la medida de tu Verdad

¿Os suenan de algo, os resuena la mente asociativa?

Y ahora bien, ¿todo este "déjà vu" resta validez a los principios?

A mi personalmente, antes de conocer toda la historia de sus orígenes y lo correcto/incorrecto de sus etiquetas: "hawaianos" y "chamánicos", me parecieron muy interesantes. Además algunas de las explicaciones y ejercicios que Serge King propone en sus libros me parecen cercanas y esclarecedoras. De hecho lo cité en una de mis entradas.

Siempre da un poco miedo toda esta cuestión de las religiones y el business alrededor de la espiritualidad. Son prejuicios, lo sé, pero se me erizan los pelos con estos temas. No deja de parecerme un terreno fangoso, en el que hace falta mucha elegancia y modestia para no salir salpicado y bajo sospecha.

Como decía en el título, ¡quédate con lo bueno! que sin duda lo hay.